(AP)

ATLANTA - Bobby Cox recuerda con cariño las amistades y experiencias que vivió como manager de los Azulejos en los años 80. Pero no tiene interés en salir del retiro para volver a tomar las riendas de Toronto.

"Estoy retirado", dijo Cox. "No sé qué más decir".

Como dirigente en Toronto de 1982 a 1985, Cox estableció una amistad cercana con el actual presidente y máximo ejecutivo del equipo, Paul Beeston. Ese vínculo generó especulaciones de que Cox podía ser candidato para dirigir a los Azulejos en el 2013.

"No hay persona en el mundo para quien me gustaría trabajar más que para Beeston", dijo Cox. "Pero no por eso voy a salir del retiro. Estoy retirado y contento aquí en Atlanta".

Tras guiar a Toronto al título del Este de la Liga Americana en 1985, Cox regresó a Atlanta para estar con su familia y asumió el puesto de gerente general de los Bravos. Se convirtió en el manager del club durante la temporada de 1990, rol que desempeñó hasta la conclusión de la campaña del 2010.

Cox se encuentra en el cuarto lugar en la lista de todos los tiempos con 2,504 victorias como piloto de Grandes Ligas. Se espera que sea exaltado al Salón de la Fama en el 2014 junto a dos de sus ex lanzadores, Tom Glavine y Greg Maddux.