Mike Lowell. (Julio Cortez/AP)

JUPITER, Florida-- Mike Lowell creció en Miami, ayudó a los Marlins a ganar una Serie Mundial y sabe demasiado bien sobre la tradición de la franquicia de salarios modestos y pocos aficionados.

De vuelta en uniforme esta semana como instructor especial, Lowell asegura que el equipo puede ganar de nuevo y recuperar a los seguidores, pero tomará tiempo. Y coincide con los enojados aficionados del sur de Florida en que esta temporada los Marlins estarán cerca de los últimos lugares de las Grandes Ligas en cuestión de nómina --de nuevo.

El retorno a un presupuesto reducido ocurre luego de un breve período de despilfarro y de sólo un año en el muy esperado nuevo estadio que se supone transformaría a la franquicia.

"Uno tenía tantas esperanzas", dijo Lowell. "Uno ha estado esperando esto durante 15 años y llega, y parecería que no duró mucho".

"Pero no es mi equipo. No es mi dinero. Ellos tienen el derecho de hacer lo que quieran. Sólo que habrá consecuencias", agregó.

Si bien la más reciente purga salarial de los Marlins mantendrá alejados a los desencantados seguidores, Lowell dijo que también podría desanimar a futuros agentes libres a considerar Miami.

El dominicano José Reyes, Mark Buehrle y Heath Bell, todos peloteros de Juego de Estrellas, firmaron acuerdos como agentes libres antes de la temporada de 2012 y han sido canjeados.

"Los jugadores leen los contratos y ven que José Reyes y Mark Buehrle fueron canjeados en el primer año de un acuerdo a largo plazo", dijo Lowell. "Van a pensarlo dos veces. Definitivamente será un aspecto a considerar".

El dueño del equipo, Jeffrey Loria, ordenó un cambio radical a la alineación después de que los Marlins terminaron en último lugar de la División Este de la Liga Nacional con una nómina de 90 millones de dólares, por lo que Reyes, Buehrle y Josh Johnson fueron transferidos a Toronto.

"Entiendo que el equipo perdió muchos juegos", dijo Lowell. "Pero creo que no podría decirse que perdieron muchos partidos por culpa de José Reyes, Mark Buehrle y Josh Johnson".

Aun así, Lowell apoya a los Marlins, en parte debido a que su amigo cercano Mike Redmond es el nuevo mánager. Fueron compañeros de equipo con los Marlins durante seis temporadas luego que la plantilla ganadora de la Serie Mundial de 1997 fue desmantelada.

Lowell era un novato en 1999, el plantel era el más joven de las mayores y los Marlins perdieron 98 partidos. Cuatro años después, muchos de esos jugadores --entre ellos Lowell y Redmond-- festejaron un título de Serie Mundial.