Joakim Soria. (Rob Carr/Getty Images)

ARLINGTON - El relevista mexicano Joakim Soria ha hecho solamente tres presentaciones para los Rangers esta temporada tras ser activado de la lista de lesionados y perdido año y medio debido a una operación Tommy John en su codo derecho. Pero los Rangers ya cuentan con su brazo para los últimos innings.

Soria fue llamado para enfrentar a la parte gruesa del lineup de los Tigres en la octava entrada en su más reciente presentación el pasado sábado. Texas iba arriba en la pizarra por 4-1, cuando Soria entró para enfrentar al venezolano Miguel Cabrera, Prince Fielder y al también venezolano Víctor Martínez.

Soria abanicó a Cabrera, permitió un sencillo de Fielder y luego retiró a Martínez en un elevado al jardín izquierdo. Eso trajo al dominicano Jhonny Peralta al plato, y Soria lo ponchó para acabar la entrada. El mexicano no ha cedido carrera en sus tres apariciones este año.

"Me siento bien", dijo Soria. "Lo más importante es que mi comando está ahí. Eso es lo único que estaba buscando. Nunca fui un pitcher de poder, ni siquiera en mis mejores años. Mi recta siempre fue de 89-92 ó 93 millas cuando mejor me sentí. La clave para mí es la ubicación de mis lanzamientos".

El regreso de Soria le brinda al manager Ron Washington dos opciones desde el lado derecho para el octavo inning. Tanner Scheppers, quien tiene foja de 5-1 y efectividad de 1.84 en 43 presentaciones, ha cumplido por la mayor parte de la campaña pero la presencia de Soria le permitirá a Washington reducirle su carga de trabajo.

"Todo depende; hay noches en las que Scheppers subirá a la loma en la octava entrada y otras en las que Soria lo hará", indicó Washington. "Somos bien afortunados porque tenemos dos opciones. De esta forma podemos mantener a ambos en ritmo".