Marco Scutaro. (Ronald C. Modra/Sports Imagery/Getty Images)

SAN FRANCISCO - Existe un dicho de que los atletas deben jugar lastimados pero no lesionados. Parece que el venezolano Marco Scutaro hizo ambas cosas esta temporada.

"Traté de hacer todo lo que pude para ayudar a este equipo a ganar", manifestó Scutaro el miércoles, un día después de que los Gigantes anunciaron que el venezolano no jugará más este año para permitirle someterse a un procedimiento en su dedo meñique izquierdo, lesión que sufrió el 11 de junio en Pittsburgh tras recibir un pelotazo en la mano por parte del lanzador Tony Watson.

El viernes, los médicos insertarán un clavo de metal en el dedo meñique izquierdo de Scutaro, lo dejarán ahí por mes y medio con la esperanza de que enderece completamente el dedo.

"Se supone que debí haberme hecho eso desde el momento que sufrí la lesión", admitió Scutaro. "Pero traté de esperar un par de días y seguí jugando".

Scutaro, quien cumplirá 38 años de edad el 30 de octubre, se mostró un tanto filosófico acerca de su desempeño esta temporada.

"Es parte del juego", indicó. "Trabajas duro toda la campaña para tratar de estar en forma y nunca sabes cuándo te vas a lesionar".