Jon Lester. (David J. Phillip/AP)

BOSTON - La última vez que Jon Lester lanzó en un partido de Serie Mundial fue el 28 de octubre del 2007, cuando el zurdo fue el pitcher ganador en el Juego 4 por los Medias Rojas vs. los Rockies en Colorado. Esa noche Boston celebró su segunda corona en cuatro años.

Pero el Lester de ahora es bien diferente al de ese entonces, que venía de recuperarse de un cáncer el año anterior y apenas regresaba a su rutina normal como abridor. El miércoles en el Juego 1 de la Serie Mundial del 2013 contra los Cardenales, Lester se subirá al montículo del Fenway Park como el as de los Patirrojos.

"Eran circunstancias diferentes", dijo Lester. "Sí recuerdo que había nervios, la ansiedad de tratar de llegar al terreno y calmarme un poco. Era un punto diferente de mi carrera también.

"(El miércoles) habrá nervios todavía, y eso es de esperarse", continuó el lanzador de 29 años de edad. "Pero creo que tengo una mejor idea de quién soy como pitcher, qué esperar de mí mismo y del público, más todas las cosas diferentes que van con abrir un partido en la Serie Mundial".

Hasta ahora Lester se ha visto sólido en la postemporada del 2013. En sus tres aperturas de playoffs (uno vs. Tampa Bay, los otros dos ante Detroit) lleva efectividad de 2.33 en 19.1 innings con 14 ponches, siete bases por bolas y marca de 2-1.

El próximo reto son los Cardenales, equipo que encabezó la Liga Nacional en carreras anotadas con 783 en la campaña regular y que ahora cuenta con el regreso del toletero Allen Craig. En su carrera, Lester se ha medido a San Luis una sola vez, que fue en el 2008. Para los que llevan anotaciones, en dicho partido el zurdo lanzó 7.1 innings, en los que permitió nueve hits y dos carreras al salir sin decisión.

"Soy una persona visual, entonces me gusta prepararme para un equipo al ver lo que he hecho contra ellos en el pasado", dijo el oriundo del estado de Washington. "Pero eso va a ser un poco difícil.

"Ahí es que dependes de tu departamento de scouts. "Dependes de tu cátcher y tu coach de pitcheo para darte la información que necesites". Aparte de los nombres que luce el lineup de San Luis--el boricua Carlos Beltrán, Matt Carpenter, Craig, el puertorriqueño Yadier Molina y Matt Holliday, entre otros-Lester estará midiéndose a un ataque ofensivo que bateó .330 colectivamente con corredores en posición de anotar, por mucho el mejor promedio de Grandes Ligas este año y el más alto por lo menos desde 1916.

"No he visto los números", dijo Lester, quien de su parte en la temporada regular tuvo marca de 15-8 con promedio de carreras limpias de 3.75 en 33 aperturas. "Si hay un corredor en posición de anotar, el trabajo (de ellos) es empujarlo. Esos muchachos hacen un buen trabajo.

"Entonces, hay que concentrarse en esas situaciones. Hay que minimizar esas entradas como puedas. Lo más importante es evitar el inning enorme, porque ahí es que te metes en problemas en la postemporada".

De ser diagnosticado con cáncer (linfoma) en el 2006 a volver a la acción para sellar la Serie Mundial del 2007 y finalmente convertirse en el as de los Medias Rojas, la historia de Lester es digna de admiración. Ahora queda el trabajo de ayudar a Boston a volver a celebrar por primera vez desde aquella noche en Denver.

"Al ver de dónde ha llegado, sin dudas él no ha olvidado la odisea que ha vivido", dijo el manager de los Patirrojos, John Farrell. "Su historia personal contribuye mucho a la persona que es ahora".