Carlos González.

DENVER - El sábado en la mañana, afuera del Diamond Dry Goods Store, una tienda de mercancía de los Rockies ubicada en el Coors Field, se formó una fila de personas que fueron a donar juguetes para niños desfavorecidos y a conocer al guardabosque venezolano Carlos González.

Fue una buena oportunidad para que González compartiera con los fanáticos de los Rockies, ya que estará un poco más lejos de ellos cuando comience la temporada regular del 2014 y se traslade del jardín izquierdo al central.

Los Rockies enviaron al guardabosque Dexter Fowler a los Astros y ahora necesitan que González, quien ha ganado tres Guantes de Oro de por vida, defienda ese puesto crucial.

"Algunas personas se sienten desilusionadas porque no hay asientos detrás del jardín central", dijo González entre risas. "Dicen que me van a extrañar en el jardín izquierdo, pero les dije que estaré ahí junto a ellos".

Debido a lesiones y dependiendo de quien fuera el lanzador contrario, hasta el 2011, González acostumbraba ver acción en los tres puestos de los jardines. También tenía que lidiar con lesiones que solía sostener al tirarse de cabeza para tratar de atrapar una bola o, en una ocasión, al chocar con el muro.

Con el fin de reducir ese tipo de lesiones, el jardinero y el ex manager de los Rockies, Jim Tracy, acordaron que González se quedaría en el bosque izquierdo para que no tuviera que adaptarse constantemente a los diferentes estadios y las diferentes posiciones de los jardines.

Ahora, González tendrá que acostumbrarse al jardín central pero, sea quien sea el lanzador contrario, ya no verá acción como guardabosque izquierdo. Existe la preocupación de que patrullar el amplio jardín central del Coors Field sea desgastante para las piernas de González como ha sido el caso con otros guardabosques centrales del club. Pero el venezolano dice no tener temor alguno.

"Estoy emocionado", dijo. "Es algo que ya he hecho. Creo que es lo mejor para el equipo, así que me estoy preparando para ello. El reto me tiene muy entusiasmado. Simplemente estoy buscando la forma de ayudar al equipo a mejorar".

González y los Rockies van por un repunte en el 2014. El club tuvo marca de 74-88 en el 2013 y terminó en el último lugar en el Oeste de la Liga Nacional por segunda campaña consecutiva.

"Patrullar el jardín izquierdo aquí es como jugar en el jardín central en otro estadio", dijo González. "Es un reto porque, cuando te acostumbras a jugar en una esquina, trasladarte al bosque central requiere un ajuste norme. Estoy seguro de que me irá bien. Confío en que todo saldrá bien".