Masahiro Tanaka

NUEVA YORK -- La adición colosal y más reciente a la nómina de los Yanquis de Nueva York se puso de pie en un estrado de la gran sala de conferencias, se puso su jersey a rayas con el número 19 y sonrió.

"Hola, mi nombre es Masahiro Tanaka", dijo lentamente en inglés. "Estoy muy contento de ser un Yanqui".

Después de fletar un jet Boeing 787 Dreamliner para su viaje de Tokio a Nueva York, el derecho fue presentado el martes por los Yanquis, no en la sala pequeña que se utiliza en una planta baja del Yankee Stadium, sino en la Legends Suite Club, donde los magnates suelen reunirse cuando hay juego.

"Esto es grande a lo Yanqui. Esto es grande a lo Steinbrenner", expresó el gerente general Brian Cashman.

El pitcher de 25 años aceptó el 22 de enero un contrato por siete años y 155 millones de dólares.

Jason Zillo, portavoz de los Yanquis, concluyó que Tanaka, la contratación más reciente de los Yanquis procedente de Asia, atrajo el mayor número de asistentes a una conferencia de prensa desde que Hideki Matsui llegó en enero de 2003.

El gerente general administrativo Hal Steinbrenner dijo que el fichaje de Tanaka vale la pena, incluso si se toma en cuenta el costo por exceder el límite de 189 millones de dólares que desencadena el llamado "impuesto al lujo". Los Yanquis planeaban mantenerse debajo de ese umbral para esta temporada.

"Necesitábamos otro abridor, y cuando hacemos las cosas, tratamos de hacerlas bien", dijo Steinbrenner. "Y éste chico es tremendo, tiene una gran capacidad y todos lo sabemos. Va a ser muy emocionante verlo. Y va a ser maravilloso para el equipo, un gran compañero. Con o sin los 189 (millones) queríamos un abridor de calidad y lo tenemos".

El martes, Tanaka pasó por Nueva York para la conferencia, antes de seguir a la sede de pretemporada del equipo en Tampa, Florida. Los campos de entrenamiento comienzan el fin de semana.

Tanaka fletó el avión de Japan Airlines, en el que caben unas 200 personas, por un costo de unos 200.000 dólares, según reportes, para un viaje de cinco personas y su poodle Haru.

"No había muchos vuelos disponibles", dijo Tanaka cuando se le preguntó por su decisión.

Además, un vuelo comercial y largo habría resultado muy incómodo.

"Pensé en mi condición física. Sólo quería llegar aquí en la mejor condición posible", señaló.

Para degustar su primer almuerzo en Nueva York, salió de su habitación en el hotel Mandarin Oriental, desde donde se aprecia el Central Park.

"Comí sushi", dijo. "Lo compré en una tienda cercana".

Nueva York, que incorporó también a sus filas a Brian McCann, Jacoby Ellsbury y el boricua Carlos Beltrán, tendría un gran seguimiento de la televisión japonesa este año. Tanaka se une al pitcher Hiroki Kuroda y al jardinero Ichiro Suzuki en la nómina. El relevista Yoshinori Tateyama, también japonés, estará en el entrenamiento de pretemporada, con un contrato de ligas menores.

La temporada pasada, Tanaka tuvo marca de 24-0, con 1.27 de efectividad, con los Golden Eagles de Rakuten en la liga japonesa.

Tanaka dijo que habló con Matsui y sabe que lo único aceptable para los Yanquis es ganar la Serie Mundial.

"He escuchado que este lugar puede ser muy hostil", dijo Tanaka, a través de un traductor. "Sólo quería insertarme en este ambiente y ver hasta dónde puedo llegar con mi habilidad".